Tags: orwell

“Un mundo feliz” de Aldous Huxley

por Sebastian Florindo Email

Este libro tiene la misma impronta antiutópica futurista de “1984” de George Orwell , pero con dos grandes diferencias, mientras “1984” describe la técnica social de una sociedad políticamente autoritaria y dictatorial, en el texto de Huxley se muestra la filosofía que esta detrás de una sociedad “democrática”; en este sentido “Un mundo feliz” es una especie de respuesta a varias filosofías utópicas previas como las descriptas en “Utopía” de Tomas Moro y “La república” de Platón.

Con el ateniense hay varios puntos confidentes, pero, mediante el sarcasmo, apunta a una dirección opuesta. Se critica irónicamente el “mito de los metales” mediante el cual Platón justificaba una sociedad estamental, En lo educativo Huxley también responde y pone en evidencia que la educación, más que un ejercicio de liberación, es un dispositivo de regulación social. La ciencia no se queda atrás, esta antiutopía contradice a la alegoría de la “línea dividida” platónica, según la cual había distintos grados de conocimiento que iban desde la opinión hasta la ciencia o episteme, Huxley con sagacidad muestra que en la ciencia, tal como se vanagloria la modernidad, es una microsociología estratificada que repite lo que ocurría en las órdenes eclesiásticas que dominaban a la sociedad en lo que es conocido como “la edad media” esto nos permite, a medida que leemos el texto, hacer analogías, del tipo: Si la sociedad presente preforma una sociedad futura así ¿Qué tan lejos esta la modernidad de la época medieval? El autor también critica al griego con respeto al amor y la sexualidad, pone en ridículo, el texto de “El Banquete” en cual había seres míticos “Androgynos” (los que hoy serian hermafroditas) los cuales eran seres “completos” de la antigüedad que fueron divididos y que buscaban reencontrarse, lo que hoy popularmente se dice “La otra media naranja”; Huxley, al eliminar este mito, reconoce no solo la existencia de los hermafroditas actuales, sino que negando el pasado mitológico, avala a una sociedad sexualmente mas libre.

La medicina también esta mostrada en este texto, se la denuncia, junto a la educación, como otro dispositivo de control social y da a entender que el desarrollo de la práctica de investigación, y selección, genética en última instancia validaría a la filosofía detrás del régimen Nazi de la Alemania de las décadas de 1930 y 1940.
Por último me hizo reflexionar, mediante el uso adecuado de los nombres de los personajes, que Henri Ford (1863-1947) es cronológicamente posterior a Karl Marx (1818-1883) y que, aunque paradójicamente, el empresario estadounidense parece estar en contra del filósofo de Prusia, posiblemente haya tomado ideas de este para desarrollar la línea de montaje de la producción en masa conocida como sistema de producción fordista.

También son ricas las referencias al uso de símbolos y “talismanes” que no son cosas lejanas de la antigüedad, sino que están presentes en el hoy, y recurriendo a un esencialismo antropológico el autor da a entender que esto confirmativa del ser humano, y aun que mute en su forma, seguirá existiendo mas de 300 años después de Ford. En definitiva es un texto que nos invita a pensar y que lo creo muy recomendable.

“1984” de George Orwell

por Sebastian Florindo Email

Termine de leer “1984” de George Orwell. Sin dudas uno de los mejores libros que leí en mi vida, es una novela escrita en 1949 sobre “El futuro”. Impecables sus referencias a la historia del nazismo, liberalismo y comunismo. Excelente sátira de la sociedad jerárquica. A veces de estilo kafkiano de “El proceso”, esta novela nos introduce a la filosofía de Hobbes, con su “Leviatan”, al existencialismo de Sartre, y al idealismo alemán de Kant y Kelsen. Se puede pensar que esta presente Benjamin Constant con la libertad de los antiguos y los modernos. También es interesante su referencia sociológica al “Panóptico” de Jeremy Bentham y se adelanta a la sociología crítica de Michael Foucault. En este gran escrito también se introduce una crítica a la clínica psicoanalítica y a las pedagogías de Comenius y La Salle. Me olvidaba de la referencia a la lingüística de Sausurre. Por ultimo esta presente la epistemología estructuralista de Piaget y el Génesis bíblico.