Tags: marginales

Cacerolazo por el dengue

por Sebastian Florindo Email

Cacerolazo por el dengue

Vivo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Desde 2000 argentina se convirtió en un país de piquetes y cacerolazos. Piquetes por las chapas en Guernica que afectaba a gente de pocos recursos eran vistos por los ricos como salvajadas, cacerolazos por la incautación de ahorros durante el gobierno de De La Rua era visto como una sociedad que aprendía a participar.

Los años pasaron y el doble estándar sigue aplicando, me acuerdo en el 2008 con la resolución 125 el campo protesto, la ciudad lo acompaño. En ese momento creí y creo que la protesta del campo era legítima, hubo cacerolazos y pedido de exilio al matrimonio K. La verdad parece ser que no se avanzo nada humanamente. ¿Por qué hoy no hay un cacerolazo por el dengue?

Las victimas del dengue son los pobres, pobres que por paradójico que sea, pueden tener millones de dólares y por habitar en El Chaco o Catamarca siguen siendo marginales. ¿Dónde quedo el espíritu ciudadano que asomaba en 2001?

Nicolás Maquiavelo, ante el horror de muchos, decía “el hombre olvida mas fácil la perdida del padre, que la perdida de la fortuna”. El horror no debieran ser las palabras de Maquiavelo, sino la diaria convalidación. Por ahorro cacerolazos, por muertes, silencio, silencio que en algún punto es cómplice ¿No es trágico?

La inseguridad no es solo cuando un delincuente mata, la inseguridad también es la pasividad de los respetables ante los males cotidianos y no cotidianos. Quiero un país mas seguro, pero que sea para todos, para los niños, ellos son inocentes, no tienen responsabilidad de la situación actual, pero sin duda son los primeros en pagar tributo a la inoperancia socio – política.

Me cuesta sacar conclusiones más allá de la tristeza, pero creo que debiéramos reflexionar. ¿Por qué hoy no hay un cacerolazo por el dengue?