Tags: gobierno

“El Gobierno de sí y de los otros” de Michel Foucault

por Sebastian Florindo Email

Este texto son trascripciones arregladas estilísticamente por el cambio, de la oralidad a lo escrito, de sus clases en el Collège de France a principios de 1983. Estas clases tienen una particularidad, al ser de libre acceso y no tomarse asistencia; están dirigidas a un público muy heterogéneo, desde estudiantes de doctorado, hasta gente sin ninguna formación académica; esto hace que el texto sea tanto una buena introducción para quienes quieren empezar a leer a Kant y Platón, y en menor medida a Eurípides y Tucídides, como para quienes quieren tener una nueva visión y reforzar la lectura ya realizada de estos clásicos.

Es muy interesante el análisis que hace Foucault de la Carta VII de Platón, en ese texto, muestra la diferencia entre un discurso teórico y la práctica política. En ese texto se muestra claramente que la teoría suele chocar con el poder real relatando la experiencia de cuando el Filósofo de Atenas es llamado como asesor político desde Siracusa, gobernada por Dionisio. Platón se siente no escuchado, sus ideas no llevadas a cabo, y económicamente, según denuncia Platón, tampoco es retribuido como había sido convenido.

Es muy interesante todo esto, por que el discípulo mas famoso de Platón, Aristóteles sufrirá años después una experiencia similar. Siendo tutor de Alejandro Magno, el le inculcará los valores atenienses y su filosofía basada en el ”Justo medio”, en cambio Alejandro, hijo de Filipo II, rey de Macedonia, terminará siendo uno de los imperialistas mas famosos de la historia occidental, bien lejos de las enseñanzas de su maestro.

Sobre el mito de la libertad de prensa

por Sebastian Florindo Email

Sobre el mito de la libertad de prensa

Uno de los fundamentos del mal llamado sistema democrático es la libertad de prensa. Este derecho implica la libre circulación de ideas y noticias. Analizando esta libertad nos encontramos con distintas objeciones.

Por un lado, la libertad esta truncada por los mismos sujetos que no cuentan con las capacidades para acceder a las distintas informaciones, y por el otro lado a los que podemos llamar productores de noticias.

Los receptores encuentran limitaciones fácticas, por ejemplo el analfabetismo para acceder a los medios impresos. Y por el otro están las limitaciones en la comprensión. Estas limitaciones dependen también en parte de los productores, que pueden utilizar lenguaje grandilocuente y técnico que escapa a la comprensión de la mayoría de los mortales.

Hasta acá se analizaron cuestiones técnicas dejando de lado las ideológicas, que son las que son realmente materia de análisis comúnmente. Listas negras que funcionan durante las dictaduras fueron y son el objeto de repudio colectivo, ya que el gobierno, mediante la coerción limitaba la expresión.

Hoy en democracia, y con un grado de “libertad” mayor nos encontramos que la libertad de prensa no es tal. Los censores oficiales apoyados en ideologías fueron sustituidos por censores privados fundados sobre el lucro económico que utilizan a expertos en mercadotecnia y lobbystas como herramientas para maximizar las utilidades. ¿Quién podría negar esta realidad?

En lo visto hasta acá pareciera que el discurso de la libertad de prensa es solo un discurso utilizado por oligopolios y Trust en contra de otros sectores sociales. La necesidad de ampliar mercados y eliminar competidores implica la replicación de noticias en medios que se presentan ante la sociedad como competidores.

Si la democracia se fundamenta en gran parte en la libertad de prensa, y esta libertad es lo dicho hasta aquí, se esta en un grave problema ¿Qué democracia puede ser real si su base es falsa?

Por suerte no todo es tan oscuro y hay esperanza en las nuevas tecnologías con Internet a la cabeza que permite a más personas emitir sus noticias o pensamientos, con minima inversión, ampliando el abanico de posibilidades a los consumidores. Sin lugar a dudas esto no es suficiente, sigue habiendo millones de analfabetos tecnológicos que no pueden participar de esta tecnología. Por lo tanto, todo gobierno que se jacte de republicano y democrático no puede obviar la educación de las masas.

Sebastian Florindo
17 de diciembre de 2008