Tags: desempleo

Mirada en los limites de Fuerte Apache

por Sebastian Florindo Email

Mirada en los limites de Fuerte Apache

Quería compartir una experiencia que tuve hoy. Pase por el borde del barrio Ejercito de los Andes, mas conocido como Fuerte Apache. Esta vez no me baje del colectivo sino que seguí de largo hasta el Hospital Posadas. A la vuelta ya era muy tarde para caminar por el Fuerte. Lo que vi en el fugaz paso del colectivo me impacto y, quizá por el hecho de conocer distintos barrios de monoblocks y considerados peligrosos, me dejo pensando.

Vi varias barras, patotas, grupos de jóvenes con actitud desafiante, respire un aire “denso” a pocos metros gendarmería custodiando el complejo, con sus armas que también es una especie de actitud desafiante. Los unos como sabiendo que no deben salir de ahí, los otros como sabiendo que no deben entrar ahí, ambos expectantes.

Reflexiono ¿Qué es lo que hace que ese barrio sea considerado inseguro? Quizá la violencia, quizá la ausencia del estado, quizá el desempleo crónico. Pero lo mas seguro es que todas estas cosas se combinen en un coctel explosivo. Seguramente el desempleo crónico haga que los jóvenes tengan tiempo libre para tomar una cerveza; quizá el uso de drogas haga que los empleadores no quieran contratar a los habitantes de este barrio. Quizá la injusticia que viven los niños desde que nacen se transforme en resentimiento y el resentimiento en violencia ¿Quién contrataría a alguien que presume violento? Y el circulo vicioso se retroalimenta.

El estado podría ser el actor que rompa este circulo vicioso, dando educación, creando condiciones laborales para que este circulo vicioso se transforme en virtuoso. Pero el estado decide poner a la gendarmería en los limites del barrio, creando un simbolismo que refuerza la percepción de violencia de los de afuera y dejando, para no contradecir la lógica de pensamiento, que adentro, la violencia se retroalimente.

Sebastian Florindo

El problema del INDEC

por Sebastian Florindo Email

El problema del INDEC

Mas allá de las cuestiones políticas, que es políticamente incorrecto tener altas tasas de inflación, el conflicto y la desconfianza en el

INDEC genera inflación, pobreza y desempleo. Genera inflación ya que las empresas al no poder confiar en los índices oficiales requieren contratar empleados que se ocupen de calcular la marcha de la economía. Genera pobreza por que este índice viciado dificulta las negociaciones saláriales de los trabajadores, ajustándolas a los índices subestimados lo que sin duda empobrece a este sector. Genera desempleo porque muchas empresas no están dispuestas a invertir en un país imprevisible. Tres problemas, una solución, un INDEC sin ingerencia política.

7 de noviembre de 2007
Sebastian Florindo