Categoría: Derecho

Gobernación de Jujuy

por Sebastian Florindo Email

Gobernación de Jujuy

Ayer a la madrugada la pase frente a la gobernación de Jujuy, en la plaza principal de la capital provincial. Esta joven mujer haciendo topless me pareció digna de una reflexión. Desde la paradoja obvia que la "justicia" es capaz de condenar a aquellas mujeres que hagan lo que ella muestra, es decir, hacer topless, hasta la rigidez propia de una estatua que se contrapone a la fluidez social, a la varianza de la costumbre y a la heteronomia rectora de cada una de nuestras acciones.

La justicia en la gobernación, personificada en la estatua, también desecha la idea de división de poderes, ya que uno - la justicia - parece ser custodia del poder ejecutivo, como asimismo el poder ejecutivo es el instrumento por el cual la justicia se hace valer; de independencia de los poderes, a simple -para seguir con el tono sexuado de la escultura- orgiástica cruza de poderes, que unidas en santo matrimonio -por decretos constitucionales- terminan haciéndose una, haciéndose carne de su carne; y tampoco es arbitrario que use términos cristianos, ya que como testigo firme de esta santa unión, se encuentra ni mas, ni menos, que la catedral jujeña, como dando el visto bueno a esta división de poderes que no es tal, y como queriendo ser invitada a la fiesta. Pero como si eso fuera poco también se encuentra la policía provincial, ocupando el edificio del viejo cabildo, porque el pueblo reunido se ha retirado de este lugar cívico, y dejo en su lugar al aparato armado del poder; para dejarlo a las armas que responden al poder que dicen representar al pueblo, pero que lejos de este, adquirió autonomía; y con su poder habla en nombre de otros para penarlos según lo que considere necesario esgrimiendo la propia defensa de los penados en nombre de la justicia; justicia que se llama neutral, pero que sigue estando con el poder, separado de la plaza donde camina el pueblo jujeño - y sus visitantes- por una fría reja de metal que separa a los unos de los otros; al poder del resto.
Gobernación de Jujuy.

Buenos Aires, 25 de Noviembre de 2014

Batán, más que una cárcel

por Sebastian Florindo Email

Batán, más que una cárcel

Batán es una de las cárceles más conocidas, y no por estar cerca del destino turístico más popular del país, si no por haber alojado al ex campeón mundial de boxeo Carlos Monzón: Pero sin dudas ambas características son inseparables que ya Monzón termino ahí por un hecho ocurrido en sus vacaciones.

Pero Batán no es solo una de las llamadas "cárceles modelos" sino que es un modelo de deshumanización y degradación, con una alimentación que no supera los 200 gramos diarios de mala calidad, según denunciaron el defensor ante Casación, Mario Coriolano; la defensora general marplatense, Cecilia Boeri, y la secretaria de Ejecución Penal de esa jurisdicción, Fabiana Danti, y que fue corroborado por el Juez de Necochea Mario Juliano [1]
Esta cárcel recoge unos eventos poco conocidos de la historia argentina, de una Argentina que se había globalizado, que había incursionado militarmente en casi todo el globo. Es sabido que la independencia argentina, o en aquel entonces Provincias Unidas del Rio de la Plata hubiera sido más difícil si Francia no hubiera invadido España provocando la orfandad local. Sin embargo Francia no solo le dio sentido de oportunidad a la argentina para independizarse de España, también proveyó de uno de los militares argentinos más notables: Hipólito Bouchard(1780-1837), quien cobro relevancia en los mares.

Bouchard estuvo al mando del crucero corsario "La Argentina" entre 1817 y 1819, sus acciones fueron muchas, se intento bloquear Manila, actual capital de Las Filipinas, se tomo el puerto de Santa Cruz - también en Las Filipinas; se desistió de tomar la costa china; se asedio Hawai - y se dice que el rey Kamehameha, habría aceptado la soberanía de las provincias unidas del Rio de la Plata; se tomo Monterrey -actual México- a fines de 1818, y de ahí se tomo un rancho en la actual Santa Bárbara, California, Estados Unidos, y luego la isla de Santa Cruz cercana a California. Ya en 1819 se bloquearon puertos mexicanos, luego se ataco al territorio centroamericano y el periplo termino en Valparaiso, Chile, cuando Bouchard se unió a la lucha independentista de San Martin.
Sin dudas Las Provincias Unidas del Rio de la Plata ya tenían identificación con el nombre Argentina, sin dudas la Argentina recorrió el mundo con imperio liberador, luchando contra el alicaído imperio monárquico, era el imperio de las ideas de Esteban Echeverría que iba junto a Bouchard, era el imperio argentino. Como recuerdo de la aventura imperial argentina surgieron la histórica bandera filipina adoptada por el Katipunan en 1897 que con su sol recuerda a nuestra insignia patria ya que posee el mismo diseño facial, así como también, aunque en menor medida y con un sol un poco distinto, la actual bandera de las filipinas; y la indudable similitud en colores - aunque no en forma- con la actual bandera de Guatemala, y las aun más parecidas Nicaragua, El Salvador, y Honduras con sus franjas celeste, blanca y celeste como la Argentina, con la sola modificación del escudo central.

En la cárcel bonaerense la libertad muto en encierro, los bastos océanos en pequeñas cubetas de agua estancada. La cárcel que tomo su nombre del imperio argentino, es el nombre de una isla asediada por La Argentina, el crucero corsario de las Provincias Unidas del Rio de la Plata. Batan fue una batalla económica y cultural en el siglo XIX, Batan es una batalla económica y cultural en el siglo XXI: Solo que ahora la cultura no es de libertad, si no de encierro; no de comercio, si no de escases. El imperio militar se transformo en un imperio policial, los soldados y marinos, en guardia cárceles; los otros- que eran los de afuera-, ahora son los de adentro, porque Batán es como diría Karl Marx: "Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvido de agregar: una como tragedia y la otra como farsa" [2] ya que una acción militar siempre es una tragedia y creer que cárcel de Batán es seguridad, como vimos, es una farsa

[1] http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-221435-2013-06-03.html Vista el 25 de junio de 2014
[2] Karl Marx: "Las luchas de clases en Francia de 1848 a 1850" y "El dieciocho brumario de Luis Bonaparte" Pag 213. Colección Austral, Ed. Espasa Calpe 1995
Sebastián Florindo 28 de junio de 2014

Cartas marcadas

por Sebastian Florindo Email

Cartas marcadas

Por Sebastián Florindo

Mucho se habla de cárceles, de puertas giratorias, de jueces garantistas, reacios a aplicar prisión preventiva, mucho se muestra a las víctimas de delitos. La agenda pública mediática está claramente planteada: vivimos en una ciudad, o un país, o un mundo, inseguros. Y debemos defendernos.

No es difícil que un medio de comunicación encuentre una víctima pidiendo mano dura. Pero esta víctima no será la primera que aparezca. La que se muestre contará con una, o varias, de las siguientes características: estudiará o trabajará, o al menos será un jubilado (léase: una persona que trabajó), tendrá cierta educación que le permita expresarse ante las cámaras con claridad, será un empresario (obviamente reputado como honesto) pero, el ideal de víctima es alguien que se dedica a una noble tarea, especialmente a la docencia o a la medicina. Es decir, la víctima a mostrar debe ser alguien encaminado a la santidad. El medio de comunicación evitará presentar a víctimas que vivan en la marginalidad, excepto que se la presente como una nota de color.

La elección del tipo de víctimas no es arbitraria, ya que mostrar que lo cotidiano es que maten a más personas en barrios pobres, y no que los maten en barrios ricos; quebraría la lógica de división social entre buenos y malos, entre las incuestionables víctimas y entre los que “algo habrán hecho”. Se evita mostrar que asalten a desocupados, o que violen a prostitutas, o que le den golpes a homosexuales, o … o … o … Casos que pondrían en duda a los estereotipos.

Así es como cuando hay alguien secuestrado en su hogar, o en el lugar de trabajo, es cubierto de inmediato por varios medios. Pero que en el Servicio Penitenciario Federal, en 2012, del total de 9.807 prisioneros solo estuvieran condenados 4.356 (44.41%)[1], no escandaliza. Y mucho menos escandaliza que de esos encarcelados sin condena un 28% pueda resultar en absoluciones o sobreseimientos[2], si se toma como parámetro lo que sucede en la provincia de Buenos Aires. Es decir que si se aplica el porcentaje de personas que resultan inocentes en la provincia al Sistema Penitenciario Federal diríamos que de los 5.440 sin condena encarcelados 1.523 resultarán finalmente absueltos o sobreseídos. Si sumamos las cárceles provinciales y comisarías, los inocentes encarcelados se multiplican varias veces.

Aquí es donde los medios juegan al mostrar el horror de una “persona de bien” secuestrada dos horas, y en el silenciamiento de los miles de detenidos por años, bajo excusa formal de que la ley lo permite, pero con el indudable beneficio de que en una sociedad dividida entre buenos y malos, se eligen quienes son los buenos, y a los malos ni justicia. Total, en el afán de dividir, no mostrar a las víctimas “indeseables” refuerza el bienestar de la gente de bien, que se sentirá mejor viendo medios que los aseguren en su ser, y que en ocasión de enfrentarse a un micrófono, replicarán este discurso guético, creyendo que ellos nunca sufrirán una prisión preventiva siendo inocentes.

Solamente porque ellos tienen las cartas marcadas.

Escrito para La Asociación Pensamiento Penal.

[1] Informe Anual SERVICIO PENITENCIARIO FEDERAL SNEEP 2012, página 4

[2] http://edant.clarin.com/suplementos/zona/2005/08/21/z-03215.htm vista el 18 de junio de 2014

1 2 >>