Elecciones 2009

por Sebastian Florindo Email

Elecciones 2009

Se habla mucho de candidaturas testimoniales como las de Daniel Scioli o Sergio Massa, de la renuncia de Felipe Sola a su banca para presentarse de nuevo, o la renuncia de Gabriela Michetti a la vicejefatura de gobierno ser candidata. Unos defienden que lo hacen para legitimar o relegitimar el modelo (Scioli-Massa), otros dicen que lo hacen, como Felipe Sola para relegitimar su lugar en el congreso nacional en su nuevo rol de opositor. Michetti usa la justificación de que la Ciudad Autonoma de Buenos Aires necesita una voz en el Congreso Nacional que la represente. Elisa Carrio en un gesto de “grandeza” cede el puesto de cabeza de lista para dar lugar a gente joven y “que se haga conocida”, y sale a hacer campaña nacional. Desde que estas ideas empezaron a circular por los medios me hice varias preguntas que planeo desarrollar en este espacio.

¿Tienen algo en común estos casos? ¿Qué cosas?

Sin duda tienen cosas en común, son personas conocidas que le dan visibilidad a sus listas. Estas personas, con sus apariciones mediáticas tratan de que candidatos menos conocidos estando abajo en la lista, accedan a sus lugares (con la excepción de Carrio), ya que el lugar institucional está asegurado por la previa pertenencia. Sola no necesitaba ganar su banca, ya la tenia, Carrio es lo mas posible que entre, tanto si encabeza la lista o si va tercera, Massa, asuma o siga como Jefe de Gabinete seguirá teniendo un rol institucional en el gobierno

1) Son personas conocidas que le dan visibilidad a sus listas
2) Tienen una participación institucional casi asegurada
3) Derivado del punto anterior, se puede decir que no compiten por espacios de poder
4) Esto es claramente lo opuesto al “que se vayan todos” proclamado por la ciudadanía en 2001

¿Qué beneficios obtienen?

A mi entender el beneficio no debe ser buscado tanto en la política sino en la economía. Gran parte de los gastos de campaña son los destinados a publicidad y una parte de esos puede ser ahorrada con notas periodísticas que les da el espacio de aire gratuito, no hay dudas de que genera mas espacio de aire Elisa Cario que Prat Gay, de hecho aun siendo tercera en la lista aparece mas en programas que su cabeza de lista. Elisa Carrio siendo tercera se permite recorrer el país, ganando espacio de aire en cada lugar que va ahorrando recursos económicos, sin ceder espacio de poder y promocionando sus candidatos locales. Es mas probable que los medios quieran darle una nota al Gobernador de la Provincia de Buenos Aires o a la ex Vicejefa de Gobierno porteño que a alguien menos conocido. El beneficio económico es claro, en este sentido es claro el ahorro publicitario que se genera con la candidatura de Ricardo Alfonsin, que con el fallecimiento del padre cobro relevancia mediática. ¿Quién lo conocía a él para que sea un candidato tan fuerte?

Otro beneficio se puede ver desde la óptica del poder, ya no formal sino simbólico, ya que el espacio formal estaría asegurado. Entonces la pregunta que surge naturalmente seria ¿ como juega el poder simbólico ?, en una elección natural el candidato que no es líder del espacio sigue la línea “oficial” del discurso electoral, pero siempre ocurre que los diferentes oradores introducen un matiz personal que genera cierta divergencia que muchas veces termina en la escisión partidaria, siendo los referentes los mismos candidatos, se evita la disgregación de los bloques, ya que alguien que nunca se le dio la posibilidad de ser conocido, se le hace muy difícil formar un espacio propio y que este no sea mas que marginal, por lo tanto esta elección genera una cooptación simbólica mas allá del día de las elecciones.

¿ Quienes son los perjudicados ?

Como en muchas cuestiones sociales y económicas existe una suma cero entre las diferentes alternativas, al menos en el corto plazo, si en el punto anterior quedo demostrado que había ganadores, ¿ quienes son los perdedores ? en los medios de comunicación nos quieren hacer creer que el pueblo es el que pierde, pero esto es solo una pare de la realidad, los que realmente pierden son aquellos políticos o aspirantes a políticos que quieren insertarse en este ámbito o los que quieren ascender de su posición actual, ¿Qué voz tendrá un militante peronista de La Matanza cuando el mismísimo gobernador es candidato? sin dudas muy pocas, esto parece similar en lo que en economía se denuncia como proceso de acumulación de la concentración de la riqueza, donde en economía unos pocos concentran la riqueza, en este escenario político, lo que se concentra es espacio de aire, afiches, etc.

Un último punto que me gustaría señalar es que pasa con las ideas. Esta estrategia electoral permite una economización de ideas y la exclusión de círculos intelectuales del ámbito político. Esta falta de ideas que se ve, a mi entender es totalmente coherente con este tipo de candidaturas donde los candidatos se limitan a decir, usted me conoce sin ningún tipo de propuesta o planes, también da a otros la posibilidad de decir, no los vote usted ya los conoce, todos están inmersos en la misma lógica y los programas de periodismo político se encuentran con que es una de sus elecciones mas aburridas para cubrir.

Sebastian Florindo

15 de junio de 2009

1 comentario

Comentario from: silvia [Visitante]

Si bien tu articulo nos pinta una imagen de los/as candidats porteños, el analisis podemos derivarlos para las pcias del interior... Desde hace un tiempo las/os políticas/os de los distintos partidos tradicionales y sus desprendimientos buscan hacernos creer que estas elecciones definen el futuro del país.
A partir de un sin número de frases hechas, vaciada de contenido y apoyada por los medios masivos de comunicación, todas las tendencias en disputa intentan desacreditar a sus adversarios mediante insultos ocultando los intereses que realmente representa cada una/o de las/os candidatas/os de los sectores que aspiran a ocupar una banca. Sin embargo poco dicen cual es la base del proyecto político que defienden.pero no se ven en las campañas propuestas serias ante la crisis, en como recomponer los salarios que no llegan a cubrir la canasta básica, ni como van a impedir los cierres de fábricas, los despidos y las suspensiones cada vez más frecuentes. Tampoco en como generar puestos de trabajo o como mejorar la educación y la salud pública. Sin embargo todos derrochan miles de pesos en publicidad vacía de contenido.

Por un lado está el kirchnerismo que difunde la idea e que sin ellos volveríamos al 2001 y por el otro lado se encuentra la “supuesta” oposición alineada con los ruralistas. Por eso es importante comprender que en realidad esta contienda electoral forma parte de una disputa más entre sectores capitalistas y por lo tanto no resolverán ninguna de las demandas populares cualquiera sea el resultado de los comicios. Por eso es necesario construir de manera unitaria, democrática y seria alternativas capaces de transformar la realidad de los sectores populares hacia un proyecto político propio de los trabajadores y trabajadores.
¿Qué opciones tenemos ante esto?
Pensar las elecciones como un campo más de lucha para generar conciencia y construir poder popular. Evidenciar y denunciar que los intereses que estos partidos políticos de fondo sólo buscan legitimar un modelo de caracterizado por la desigualdad y pobreza para la mayor parte de la población.
Impulsar aquellos proyectos que sirvan a mejorar las condiciones de vida de los trabajadores y el pueblo construyendo democráticamente alternativas desde abajo. Sin movilización, organización y construcción política desde las bases es imposible pensar un cambio social sólo desde lo electoral. Además los sectores populares no hemos logrado ni la unidad ni la acumulación de las fuerzas necesarias para intervenir e incidir a nuestro favor en un terreno institucional donde las reglas del juego las fijan las clases dominantes.
El voto programático que es una forma efectiva para dar la discusión frente a las elecciones, con una postura crítica y activa. Denunciando la farsa electoral y buscando avanzar en construir una propuesta desde la conciencia y el convencimiento de los trabajadores para transformar su realidad. Construyendo en la lucha y en las calles, el poder popular que sea la base de una democracia verdadera: asentada en los intereses y necesidades del pueblo y no en los del poder económico.








24.06.09 @ 09:41

Comentarios cerrados para esta publicación