Sobre las modas

por Sebastian Florindo Email

Sobre las modas

El diccionario de la real academia española define a la palabra moda como “Uso, modo o costumbre que está en boga durante algún tiempo, o en determinado país...” ( web: http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=moda Vista el 12 de abril de 2007) la moda según el diccionario se refiere usualmente al vestido pero también encontramos modas culturales y hasta de justicia. La argentina suele tener la desgraciada costumbre de poner de moda la lucha por determinado hecho, se puede recordar la moda “No se olviden de Cabezas”, periodista asesinado, la moda del cacerolazo, por los ahorros bancarios; pero surge una pregunta ¿la moda puede estar referida a la ética y la moral? Sin duda, la moda ética y moral es un síntoma de una ética y moral profunda, la ética del no compromiso. Si todos parecen haberse olvidado del periodista cabezas cabe esperar que Fuentealba, el docente asesinado en Neuquen en una manifestación, también pase al olvido en un tiempo mayor o menor.

Si la ética y la moral quedan al arbitrio de las modas esto tiene consecuencias para el desarrollo de una sociedad imprimiendo etapas de marchas y contramarchas en distintas direcciones. El cambio en los caminos del desarrollo termina implicando un desgaste sin sentido, ya que muchas veces las luchas sociales y políticas son abandonadas antes de lograr la justicia o el cambio cultural enfrascándose las masas en nuevos pedidos de justicia. De acuerdo a esta conducta basada en modas de la sociedad, la dirigencia política termina actuando de la misma manera, tratando de reflejar los cambiantes ánimos populares con el fin de obtener parte del electorado. Estos cambios dan al país una imprevisibilidad que terminan repercutiendo en la seguridad jurídica y por ende en la capacidad de atraer inversiones, afectando en ultima instancia a la población en su conjunto.
Por eso me parece que como sociedad nos tenemos que plantar en una postura ética y moral coherente con el fin de conseguir justicia de aquellas cosas que creamos que son justas y ahuyentar a todos aquellos especuladores ocasionales que lucran con nuestra indecisión.

Sebastián Florindo
12 de abril de 2007

No feedback yet

Comentarios cerrados para esta publicación